San Carlos Marx de Franz Mehring (2). Bruselas, la Revolución de 1848, Londres.

41-jYUztF7L._SL500_AA240_ A principios de 1845 le llega una orden de expulsión de París, por presiones de Prusia. Se va a Bruselas, donde escribe La Ideología Alemana, que no encuentra editor. También escribe La Miseria de la Filosofía, en respuesta a la Filosofía de la Miseria, de Proudhom

p. 133: “Esta obra es piedra angular no solo en la vida del autor, sino en la historia de la ciencia. En ella, se desarrollan científicamente por vez primera los puntos de vista fundamentales del materialismo histórico…. Y la exposición y fundamentación del materialismo histórico es la aportación científica mas considerable que debemos a Carlos Marx: representa para las ciencias de la historia lo que la teoría de Darwin para las ciencias naturales”.

A veces, más que de hagiografía, cabe hablar de ditirambo.

Publica el Manifiesto Comunista en Londres. En 1948 se producen una serie de revoluciones en toda Europa, Marx cree llegada la hora del comunismo, pero la revolución quedaría desactivada.

p. 169: “La guerra contra Rusia era el eje en torno al cual giraba la posición de la Nueva Gaceta del Rin, en cuestiones de política extranjera. El periódico vería en Rusia el gran enemigo de la revolución, un enemigo poderoso y terrible, que se lanzaría infaliblemente contra ella en cuanto el movimiento se extendiese por toda Europa

En efecto, era una sociedad tradicional. Ahora se entiende por qué la primera revolución comunista tuvo lugar en una sociedad muy alejada de la madurez capitalista en la que debería producirse según la teoría: hubo que acabar con la Rusia tradicional como precondición para extender la revolución por toda Europa.

p. 170: “… abogó desde el primer instante por la causa de los polacos en Polonia, por la de los italianos en Italia, por la de los húngaros en Hungría

El judío subversivo no es un mito.

Al final acaba en Inglaterra.

p.  236: “Entre los hombres geniales del siglo XIX ninguno sufrió tan terriblemente bajo este destino [enfrentarse a la burguesía] como Carlos Marx, el más genial de todos”

Pues tenía que haber vivido en el s. XX y ver cómo han sufrido quienes se han enfrentado a los marxistas.

p. 263: “Cuando Marx y Engels se retiraron, en otoño de 1850, de la vida de militantes del partido, acompañaron el acto de esta declaración: «Una nueva revolución no podrá estallar hasta que estalle una nueva crisis. Pero tanto una como otra son inevitables». Desde entonces no hicieron mas que acechar, y cada año con mas impaciencia, los indicios de la crisis esperada”

Sigue la historia de las primera Internacionales, que no leí. Paso al capítulo final.

p. 529: “… ahora toda su atención se concentraba en otro rincón del mundo, del que esperaba que se alzase una tormenta revolucionaria: en la guerra ruso-turca. La primera de las dos cartas que escribió a Liebnekct, aconsejándole y que lleva la fecha de 4 de febrero de 1878, comienza así: «Nosotrosabrazamos resueltamente la causa de los turcos, por dos razones: porque hemos estudiado al campesino turco –que tanto vale decir, la masa del pueblo turco-, llegando a la conclusión de que es uno de los representantes mas trabajadores y mas morales de la clase campesina de Europa; y segundo, porque la derrota de los rusos aceleraría considerablemente la revolución social…

El libro acaba con el panegírico fúnebre que le dedicó Engels. Concluyo insitiendo en que esto es una hagiografía de San Carlos Marx.

Be Sociable, Share!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*