Follacabras (2)

Lo había oído, tenía noticias de la querencia de los musulmanes por las cabras, pero me faltaba la prueba definitiva:

«9. La carne de caballo, mula y asno no está recomendada. Y está estrictamente prohibida si el animal ha sido sodomizado por un hombre. En este caso deberá llevarse el animal fuera de la ciudad y venderlo.

10. Si se comete un acto de sodomía con un buey, cordero o camello, su orina y excrementos se vuelven impuros, su leche no podrá consumirse. Deberá matarse al animal inmediatamente y luego quemarlo. El sodomizador deberá pagar su precio al propietario.» (pág. 42)

De los Principios políticos, filosóficos, sociales y religiosos del Ayatollah Jomeini (según la edición de Icaria, Barcelona 1981, 124 páginas, en traducción del francés de María Rodríguez Bayraguet y Karmele Marchante).

1 comentario

  1. Sería interesante conocer cuantos musulmanes «europeos» forman parte de ese tribunal.
    Europa ya no es lo que era, ahora es Eurabia y entonces no son de extraniar ese tipo de declaraciones.
    Tampoco me extrania que el representante de las Naciones Unidas en la lucha contra el racismo, Doudou Diene, procedente de Nigeria, encuentre las palabras del Papa sobre el Islam «profundamente inquietantes, ya que impulsan a una enemistad general contra el Islam». Seguramente que a este Nigeriano no le preocupan mayormente los crímenes que realizan los musulmanes en Africa contra los no musulmanes, eso no tiene nada que ver con racismo así que seguramente, segun este senior se pueden seguir cometiendo sin ningun comentario de preocupación por parte de esa entidad de las Naciones Unidas.
    Si ya me está pareciendo que las Naciones Unidas tendrían que desaparecer, no han evitado ninguna guerra y ningun acto contra la humanidad. Solo sirven de tribuna publica para dar discursos que ya nadie se toma en serio.

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos: No se puede faltar el respeto a Mahoma « Eurabian News
  2. Follacabras grabado infraganti en Iraq | La Yijad en Eurabia

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*