Declaración Conjunta Del Patriarca Bartolomé I Y El Papa Benedicto Xvi

Tenía prometido hacer una reseña de esta declaración, pero me da pereza, así que os traigo solo los puntos más relevantes en mi opinión:

1.- Unión de las Iglesias de Roma y Oriente:

Durante la reunión plenaria de la Comisión Mixta del diálogo teológico, la cual tuvo lugar en Belgrado recientemente, y la cual gozó de la generosa hospitalidad de la Iglesia Ortodoxa de Serbia, hemos expresado nuestra profunda alegría por la reanudación del diálogo teológico.

2.- Denuncia de la persecución de los cristianos y del terrorismo. Por supuesto no se atreva mencionar a la bicha:

Nuestras miradas se tornan hacia los lugares del mundo de hoy, en los cuales viven cristianos, y hacia las dificultades que ellos enfrentan, concretamente el hambre, las guerras, y el terrorismo, pero también hacia las diversas formas de aprovechamiento [explotación] de los pobres, de los inmigrantes, de las mujeres y los niños.

No es un asunto comparable a los anteriores pero me ha sorprendido:

Hoy, ante los grandes peligros para el Medio Ambiente, queremos también expresar nuestra preocupación por las consecuencias negativas para la humanidad y para toda la creación que pueden producirse por un determinado desarrollo tecnológico y económico sin límites.

¿A qué se deberá este toque ecolo-progresista?

Y sin embargo, a pesar de estas declaraciones, la Iglesia de Roma sigue acosando a los Ortodoxos en Croacia, como nos cuenta el Semanario Serbio, y desarrollan en este interesante blog Ortodoxo en español.

Lée entera la Declaración Conjunta Del Patriarca Bartolomé I y El Papa Benedicto XVI.

1 comentario

  1. Sobre el por qué del «toque ecolo-progresista», puedes encontrar la respuesta con sólo acceder a una buena biografía de SS Bartolomé I, Patriarca de Constantinopla, al que ya hace tiempo hay muchos quienes lo llaman el «Papa Verde» por sus preocupaciones ecológicas y sus campañas en pro de la causa ecológica.

    Por lo demás, la vulneración -por diversos medios y prácticas- de la libertad de conciencia, e ideológica y religiosa es algo que lamentablemente, a las alturas del este siglo, todavía se está produciendo en Europa -no sólo en zonas y países sometidos a los totalitarismos- y nadie, creo, puede ser el que diga «estoy libre de este pecado».

    Espero -oro por ello- que este encuentro entre Benedicto XVI y Bartolomé I se concrete en hechos.

    Cordiales saludos desde «De Ortodoxia».

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*