¿Ignorancia histórica, víctimas de la «educación para la ciudadanía”? Las nuevas generaciones de la derecha católica parecen haber estudiado historia en las logias masónicas

Seguimos, desgranando el recoplón que Nora nos dirigió aquí (Sobre los DDHH, la extrema derecha europea y los aliados convenientes ). En este punto se pondrá de manifiesto su desconocimiento de la historia de España y cómo ha sido víctima de la educación para la ciudadanía, que es un fenómeno bastante más antiguo e insidioso que la asignatura que quiere imponer Zapatero.

NOTA 1: Me hace gracia que consideres cuando digo partidos racistas (otra rasgadura de vestiduras… debe ser cansadísimo protestar ante tanto escándalo, escandalazo, la de la Vogue dixit), a AES, los carlistas y a Iniciativa Habitable. Ya que me preguntas por mi idea respecto a estos partidos, te la diré:

De verdad no entiendo esta sintaxis, ni sé de qué rasgaduras de vestiduras me hablan, ni me consta que le haya pedido opinión a Nora de estos partidos. En todo caso, vamos a ver esa respuesta.

AES: esos gloriosos hijos de Franco -que usó a los moros en la Guerra Civil- y herederos de Falange, sí, ese partido anti-inmigratorio, de los valores de la España inmortal… que, en cuanto ha olido poder, ha pactado con… Izquierda Unida 😀 Ya veréis si salen en alguna candidatura con quién se alían…

Todo topicazos. Los “hijos de Franco” (entiendo que quiere decir de los franquistas) están muy bien acomodados en el PSOE (de La Vega, Rubalcaba… y tantos) y en el PP. La Falange tiene sus propios partidos. Pactar con IU no es diferente de hacerlo con el PSOE. Desde luego, dependiendo de las circunstancias puede ser prudente hacerlo. Ya vimos que Churchill hubo de hacerlo con Stalin para salvar la market democracy. Si de rasgarse las vestiduras se trata…

Copio de Díaz Villanueva: Las afinidades pasadas no ocultan las presentes, que no son menos esclarecedoras. El programa económico de Izquierda Unida, por ejemplo, no es muy diferente al de Democracia Nacional, o al de Alternativa Española, enésima aventura de Blas Piñar para arañar un escaño. Ahora, con esto de Internet, se puede saltar de uno a otro rápidamente y hacer la comparación. Se da, además, otro hecho curioso. Los primeros, los que llevan el sello de izquierda, reniegan del nacionalismo español, pero abrazan convencidos el catalanismo, el vasquismo o el asturianismo. Los segundos, los que llevan la etiqueta de derecha, actúan a la inversa: enaltecen el español y aborrecen a los segundos. Un simple detalle cosmético para adornar el mismo producto nacional-socialista. Blas Piñar, hmm, mi bisabuela que se murió de casi 100 años hace 10, decía que este hombre se había quedado en la dictadura de Franco. Y no, Carrillo y la Pasionaria ciertamente no eran sus ídolos…

Blas Piñar no ha ido en la lista de AES (no me consta), aunque sea el suegro del cabeza de lista. Las afinidades del programa se aplican también al PSOE y al PP. Y en el gobierno, la práctica política es aun más parecida. ¡AES nacional-socialista! Desde luego Díaz Villanueva debería haber puesto una lista de coincidencias en vez de un enlace genérico a los sitios de esos partidos. En todo caso, parece ser que algunos no se han enterado aún de que la Constitución define a España como “estado social y de derecho”. Sí, es una contradicción, pero el PP no parece que quiera cambiarla; es más, se define orgullosamente como “constitucionalista”.

a los carlistas: los herederos de quienes provocaron cuatro guerras civiles en el siglo XIX, que hundieron a España en la más absoluta miseria -Napoleón también tuvo su parte-, por los Fueros de Navarra y Vascongadas, cuando el resto de España no tenían ya nada parecido,

¿Cuatro guerras carlistas? Vaya, Nora nos mete una de matute, como la identificación de WVJ y VB. ¿De verdad que fueron los carlistas los que hundieron a España en la miseria? ¿Sabrá -¿o no les interesa saberlo? ¿o lo ha leído pero no se ha parado a pensar lo que ello implica?- que TODOS LOS GOBIERNOS LIBERALES DEL S. XIX EMPEZARON CON UN GOLPE, ASONADA MILITAR O REVOLUCIÓN. Vamos a hacer un repaso:

– Invasión napoleónica: Reinado de José I (1808-14), con una constitución liberal.

– Alzamiento de Riego: Trienio Liberal (1820-23).

– Algaradas de la Milicias nacionales (1835). Nombramiento del liberal Mendizábal, con su Desamortización, el mayor robo de la historia de España. Todo sea por el derecho a la propiedad, que se establece tras la “apropiación originaria”. ¿Y los liberales de hoy en día, qué dicen de ello?

– Motín de la Granja (1836): Constitución de 1837, más Desamortización.

– Revolución de 1840: Regencia del liberal Espartero. Nótese la inestabilidad que trajo la sucesión trapichera de Isabel II, que llevó a la primera guerra carlista. Solo el autoritario Narváez pone orden a la situación, hasta la siguiente algarada liberal. La segunda “guerra” carlista (1846-9) afecta solo a Cataluña. No fue realmente una guerra.

1854, La vicalvarada: Bienio Progresista (sí, “progresista”). Con más desamortización, por supuesto. El bienio acaba en un caos, pero O’Donnell no da ningún golpe de estado, como dice el artículo. Siguen más de diez años de gobierno moderado sin sobresaltos. Hasta que volvió el ruido de sables, sables progresistas una vez más.

– Revolución gloriosa 1868: Sexenio Democrático. Eso de democrático suena muy bien, pero ya sabemos cómo acabó tanta democracia: Amadeo I se fue harto de la política de esos espadones tan progres, y la I República tuvo cuatro presidentes en dos años escasos. Durante ella se produjo la tercera guerra carlista.

Queda demostrado, creo, que los liberales conspiraron y trajeron mucho más desorden que los carlistones en el s. XIX. Muchísimo.

y por el restablecimiento del Estado absoluto con la graaaaaaaan razón de… Isabel II era mujer -tan españoles, tan españoles, que usaron la Ley Sálica francesa para intentar chupar poder- son fundamentos preclaros de su ideología que quiere… la libertad de todos… Jajaja, eso es como si Llamazares (y no, con este tienen poco en común, es simplemente un ejemplo) dice que quiere la libertad.

La ley Sálica se promulgó a principios del s. XVIII, estuvo vigente por tanto más de un siglo. La suspendió Fernando VII para que su hija le sucediera. Creo que la sospechosa es la Pragmática Sanción, pues se hizo para favorecer intereses particulares; no la Ley Sálica, que es una norma genérica. No se trataba del restablecimiento del “Estado absoluto”, sino de su continuación. Además no es estado, sino monarquía, y el calificativo de “absoluto” fue dado a posteriori. En ningún caso fueron las monarquías “absolutas” totalitarias y genocidas como lo fueron los regímenes liberales que les sucedieron. Pareciera que las nuevas generaciones de la derecha católica hubiera estudiado historia en las logias masónicas o en las «casas del pueblo».

En fin, creo que aquí tenemos aquí el ejemplo típico de la derecha flagelante. En todo caso, esto que lo continúe el Embajador, auténtico carlistón del s. XIX. Madrugador a lo mejor también se apunta.

8 Comentarios

  1. Si me permites, AMDG (Qué bonito recordar lo que significa el acrónimo, aunque lo tenga muy visto ya), y con permiso de Messié el Embajador, te recomiendo que no te sulfures excesivamente por comprobar una vez más que la mentecatez humana está más extendida de lo que pensabas.

    Son tópicos liberales los que repite esa liberal que tanto admiras.

    En realidad es mucho más fácil y la autora ha quedado suficientemente en ridículo como para no detenerse en las afirmaciones directamente absurdas:

    Los carlistas en realidad eran y son los verdaderos españoles, los que asumen como propia la España de Pelayo, Alfonso X, el Cid, San Fernando y San Ignacio. Los que en 1808 se resistieron contra el invasor francés fueron los mismos que se vieron obligados a defenderse en 1820-1823 y en 1833, pues las guerras no las provocaron los carlistas, sino los liberales. Era la España de siempre la atacada, no los liberales, que eran los agresores.

    Por eso los causantes de la ruina de España, que se da mucho más que en siglos anteriores en el s. XIX, son los que atacan su ser de siempre. Los que cambian leyes fraudulentamente, echan a los frailes de sus conventos, les quitan las tierras, roban las obras de arte de la Iglesia, finiquitan los gremios, abolen todo rastro de pacto entre el Rey y los territorios (los fueros), engordan con copa y puro con el producto de la subasta de los bienes de los pueblos, y detestan la «superstición» del pueblo, que era español y católico (o sea, carlista) en gran medida.

    Es ante todo ese cúmulo de injusticias que los carlistas se rebelan. Pero no son ellos los que provocan las guerras. Los agresores y destructores son los liberales.

    Es el Dios-Patria y Rey que ya habían enarbolado los heróicos defensores de Dios y la Patria de 1808 frente a todo lo contrario.

    Sentado esto, que es lo principal, unos apuntes menores:

    La ley de sucesión a la Corona en España no era la «sálica», sino la semisálica o «ley sálica gombeta». Es diferente de la francesa, que sí es sálica. Fernando VII hizo aquello para lo que no tenía competencia: derogarla.

    En España nunca hubo Monarquía absoluta propiamente, aunque se nos contagiaban tics de las Monarquías absolutas europeas. Y no la hubo porque el absolutismo proviene del mundo protestante o semiprotestante, como la Francia del s. XVII y en España el protestantismo nunca echó raíces, gracias sean dadas a Dios.

    Así que los carlistas no continuaban ninguna monarquía absoluta. Simplemente defendían la que había.

    Precisamente, los teóricos del absolutismo político son los padres del liberalismo: Hobbes y Locke, sobre todo, que son como dos caras de una misma moneda, que no se parecen aparentemente hasta que se percibe que parten de los mismos fundamentos para su teoría política.

    Por ser hijo del absolutismo, el liberalismo fue doblemente criminal: no hay más que repasar los métodos mediante los cuales se impuso desde 1789.

    Más que «derecha flagelante», esto es sencillamente liberalismo en estado puro.

  2. No pierdas la paciencia. Es lo que hay.

    La realidad es amplia, compleja. Ir más allá de los tópicos normalizados exige un esfuerzo que muy pocos están dispuestos a hacer. Quienes aman la verdad, claro.

    Un abrazo.

  3. Gracias por las aclaraciones, Sambenito. Sí, gracias a Internet. cada vez se están aclarando más cosas.

    Yo no soy antiliberal, simplemente no aguanto la mentira. Y daos cuenta que es una mentira arrogante la que estamos tratando. Y esperad a la última.

    Un abrazo, cada vez os aprecio más.

  4. Sambenito y Seneka lo han dicho todo. No queda mucho que añadir. Solo un poco de desahogo: a mi me hace mucha gracia cuando los peperoni se dedican a sacar coña de los clásicos trolls porque son «hijos de la LOGSE».

    Y luego te sueltan esas chorradas cósmicas sobre los carlistas causando el atraso de España y nosequé.

    Harían bien en leer alguna cosa en los intermedios de «La linterna». Entiendo que entre los berridos del uno y los histrionismos del otro queda poca mente para el silencio y la reflexión pausada. Y entonces dicen las mentecateces que dicen.

    A España no se la ha cargado Zapatero. A España nos la hemos cargado los españoles por una mezcla de incultura, aburrimiento, incapacidad para hilar dos frases sueltas y falta de una mínima inquietud intelectual y cultural para ir más allá de los eslóganes de la propaganda mediática.

    Por si cae la breva recomiendo a la Sr./Srta Nora se lea «Las Cortes de Cadiz» de Federico Suarez. Libro cortito y ameno. Ya verá como le saltan por los aires todos los prejuicios que le han inculcado. Que ni eso han sido capaces de construir por si mismos. Joder.

    PD. Sin ganas de mantener una polémica con mi buen amigo Sambenito, más que nada porque saldría yo perdiendo, me atrevo a sugerir que la monarquía absoluta fruto del jansenismo regalista SI que existió en España. La expulsión y posterior liquidación de los jesuitas en tiempos de Carlos III fue fruto precisamente de tal cosa. Luego lo llamaron «Despotismo Ilustrado» para que Carlos III y su compinches no quedaran tan mal, y sobre todo para ocultar los verdaderos orígenes del «liberalismo» que tiene de amor por la libertad lo que yo de esquimal.

  5. Gracias Embajador, te queda por leer aún lo mejor:

    > … Judeofobia que ha padecido Europa durante 20 siglos, por el supuesto pecado de que los judíos mataron a Cristo, acusándolos a TODOS sin excepción, incluso a los que ni siquiera vivían entonces.

    La judeofobia es una creación del Cristo, viene a decir la Sra./Srta.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*