¡Bravo, Italia!

El pasado viernes 25 de abril celebraron los italianos la fiesta nacional, que conmemora la liberación; es decir, el fin del fascismo. Estuve en Italia hace años en la víspera y me encantó ver el país decorado por la tricolor. Gran diferencia con España.

El país está respirando otro aire tras la vuelta de Berlusconi. El gobierno anodino del eurábico Prodi se diluyó en la inoperancia y en la trivialidad. Para rematar la jugada la derecha recupera la alcaldía de Roma, que había perdido hace casi veinte años. Atención a esta foto del nuevo alcalde en El Mundo, tomada con el ángulo justo para que parezca que hace el saludo fascista.

No sé qué pasará ahora. El berlusca no me cae simpático, aunque por razones contrarias a las de la mayoría. No puedo entender como este señor –al alimón con los meapilas vascongados de Vocento- mantiene una televisión progresista tan destructiva moralmente como Tele5. Y que no me digan que los negocios son los negocios, una televisión consistentemente conservadora se llevaría en España muchos televidentes a su dial.

En todo caso, la Lega Nord ha doblado el número de votos, hasta alcanzar el 20% del electorado e el norte (8% del total en Italia) y se está consolidando como una fuerza irremplazable en el norte. Se hará con tres ministerios, entre ellos el de Interior. Su titular ya ha empiezado a tomar iniciativas, como la de dar apoyo a la autodefensa ciudadana:

Según afirmó ayer Maroni, sería muy buena idea coordinar a los ciudadanos con la administración pública y con las fuerzas de seguridad para combatir la criminalidad. También en ciudades regidas por el centro izquierda, como Bolonia, se han puesto en marcha estas iniciativas, explicó. «Las patrullas boloñesas son mostradas como algo bueno por los telediarios, aunque son iguales a las nuestras, a las de la Liga Norte», se quejó el futuro ministro del Interior, haciendo referencia a las críticas que recibe la autodenominada Guardia Nacional Padana impulsada por este partido federalista.

Nos lo cuenta La Razón, que advierte en un artículo de opinión que “en principio, tiene sus riesgos”, aunque no los cita. ¿Es que hay alguna decisión sin riesgos, es que la policía no los tiene?

——

PS: El 25 de abril es también la fiesta nacional portuguesa, que conmemora la Revolución de los Claveles. Fue una revolución que estuvo a punto de poner rumbo al comunismo. Aprovecho para enviar un saludo a Orlando, aunque ya lo hice en su blog.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*