Ejercicio de mala baba en El Mundo contra el nuevo alcalde de Londres.

No os perdáis cómo se despelleja al nuevo alcalde por ser un simpático vividor de derechas:

Boris anunció al principio de su campaña que no bebería una gota de alcohol hasta el día de los comicios. Y contra todo pronóstico lo cumplió, provocando la admiración de aliados y adversarios políticos.

Hasta entonces, acumulaba un historial adictivo considerable que nunca ha puesto demasiado empeño en ocultar. Ahí están, por ejemplo, sus posiciones sobre el consumo de estupefacientes. Boris provocó sarpullidos entre sus colegas ‘tories’ cuando declaró que fumaba porros en Eton con regularidad. Entre otras cosas porque aviva las sospechas sobre el pasado de su líder, David Cameron, que también estudió allí y nunca ha confesado nada…

Aún más impacto tuvo sus palabras sobre la coca: «Alguien me ofreció en la universidad una sustancia blanca. Intenté esnifarla, pero ni una gota subió por mi nariz y no tengo ni idea de qué diablos era. Igual no era cocaína sino azúcar glasé».

Pero la verdadera adicción de Boris es la comida. Célebre por sus alegatos a favor del McDonald’s y la comida basura, millones de británicos se identificaron con él cuando dijo: «No hay nadie en ninguna parte, aparte de ti mismo, que te impida arrastrarte a medianoche hasta la cocina y limpiar esos restos de queso que hay en el fondo de la nevera».

Pero la relación de Boris con sus bajos instintos conoció nuevas cotas hace apenas un año, cuando un periodista le preguntó si se imaginaba en plena faena con Cherie Blair. A Boris se le iluminaron los ojos y exhaló: «Oh, sí, claro que sí. Bueno, mmm, no. Ni se te ocurra ponerlo. ¡Dios! Yo no.» .

Vamos, que le gusta el trago, la maría, el sexo y las hamburguesas. Tremendos pecados para los neopuritanos de izquierdas. Pues a mi me lo están haciendo especialmente simpático. Prefiero esto a esas ministras que están en los huesos y hacen leyes contra el tabaco, el vino, las hamburguesas y demás. Sigue así Boris.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*