El caso Neckshot y el brazo tonto de la ley

Pocas cosas se pueden decir que no se hayan contado ya:

  1. Fue detenido de noche, por diez policías. ¡Un dibujante!
  2. Estuvo dos días en el calabozo.
  3. Le confiscaron el ordenador, la memoria ISB y el teléfono móvil. Cuentan que esto sería ilegal, no se puede acusar a nadie por obras no publicadas.
  4. La policía le dijo al soltarlo: “Olvídate del anonimato; ahora saben quien eres”.

Pero hay algunas más: El fiscal que ordenó su detención es el jefe del Centro Nacional de Expertos en Discriminación, un organismo oficial dependiente del Ministerio de Justicia encargado de distribuir las subvenciones a las oficinas anti-discriminación nacionales.

Esto se lo dedicamos, y van no sé cuántos, a esas almas cándidas que aún piensan que es posible detener esta marea aplicando “(el brazo tonto de) la ley”. Vamos a hacer una nueva serie al respecto.

PS: Puedes mostrar tu apoyo a Gregorius Neckschot poniendo esta pegatina en tu blog:

nekschotsolidarity.gif

Aquí, aquí y en su propio sitio tienes una buena selección de su arte (bastante penoso por lo demás).

Be Sociable, Share!

1 Comment

  1. Tienen toda la razón Ben Laden y sus cohortes: El arma más letal que existe contra cualquier sistema totalitario – y el Islam es el más perfecto inventado hasta ahora- es la caricatura, la risa y el ridículo.Porque, invetablemente, todo sistema totalitario , por más litros de sangre que derrame, es básicamente ridículo.Payasos ensengrantados.Pero payasos, al fin y al cabo.
    En cambio, las sociedades abiertas -liberal-democráticas- resultan vigorizadas y fortalecidas por el uso y hasta abuso del sarcasmo, la burla y la coña en general.

1 Trackback / Pingback

  1. Caso Wilders: El abogado es hijo de un superviviente de Auscwitz; el fiscal es el sujeto que ordenó el arresto del dibujante dibujante “Nekschot” | La Yijad en Eurabia

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*