El traidor en la ciudad, según Cicerón

Esto es un clásico:

«Una nación puede sobrevivir a sus locos y hasta a sus ambiciosos; pero no puede sobrevivir a la traición desde dentro. Un enemigo que se presente frente a sus muros es menos formidable, porque se da a conocer y lleva sus estandartes en alto; pero el traidor se mueve libremente dentro de los muros, propaga rumores por las calles, escucha en los mismos salones oficiales; porque un traidor no parece un traidor y habla con un acento familiar a sus víctimas, teniendo un rostro parecido y vistiendo sus mismas ropas, apelando a los bajos instintos que hay ocultos en el corazón de todos los hombres.»

Ese es nuestro gran problema. No es la agresión exterior sino la colaboración de los traidores del interior.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*