La farsa de Obama en Berlín

Dijo Marx que la historia se repite. La primera vez sucede como tragedia, la segunda como farsa. Es precisamente así como se puede calificar a la visita de Obama a Berlín. El mulato ha querido emular la famosa visita de  Kennedy cuando la ciudad estaba cercada por el comunismo, pero no se ha dado cuenta que hoy en día Berlín no tiene nada que ver con la línea de resistencia de los pueblos libres (más o menos, más menos que mas) frente a la tiranía. Sin duda echaremos algunas unas risas con las meteduras de pata que se esperan.

Nueva Europa ha estado está al quite, por supuesto:

Iban a concurrir 1 millón de personas, luego se dijo que entre 10.000 y 1 millón, luego se dijo que habían 250.000, finalmente se llegó a la suma de 200.000 los 50.000 restantes eran policías y guarda espaldas, seguro que mañana siguen las rebajas, cuando la prensa oficial se quite las gafas de sol.

Alemania tuvo que pagar 250.000 euros por  la vigilancia del senador Obama, para que este hiciera su campaña electoral. Es decir los contribuyentes pagamos más de 1000 euros por persona que estuvo presente en la Siegessaüle, para que este ciudadano americano hiciera su film de propaganda electoral.

No os lo perdáis: “Moisés separó las aguas pero pidió ayuda; Obama, aparentemente, hará el trabajo sólo”.

 

1 comentario

  1. Este hombre es un peligro. No me produce ninguna gracia. Las pocas veces que le he oído hablar me ha producido desagrado, es un mentiroso, claramente. Si gente como ésta llega a la presidencia de EE.UU será como la llegada de Odoacro a Roma. Menuda gentuza se está instalando en los EE.UU.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*