La mente cautiva (3)

La Mente Cautiva, de Czeslaw Milosz
La Mente Cautiva, de Czeslaw Milosz

Los capítulos 4 al 7 presentan los casos de cuatro escritores polacos que acaban colaborando con el comunismo. Cuando lo leí vi que eran casos reales y que eran presentados con una crudeza realmente cruel. No creo que nadie se atreva a retratar a colegas –compañeros del mismo colegio, digamos profesión- con esa veracidad, perdería el saludo no solo de ellos, sino de otras muchas personas porque esa veracidad traspasa con mucho los límites de la prudencia. Tengo que decir que yo también la traspaso, solo por el anonimato puedo escribir como lo hago. En todo caso, hay situaciones en las que no pienso morderme la lengua. Por ejemplo: creo que un Papa no puede besar coranes; manifestarse contra el terrorismo agitando unas manos blancas es de mentecatos; la educación para la ciudadanía empezó en el tardofranquismo y continuó con Aznar, Zapatero solo quiere poner la guinda (desde luego que tenemos que evitarlo pero hay que ir más lejos); el liberalismo, el nazismo y el comunismo son primos hermanos y nietos de la Ilustración; el Rey Juan Carlos juró y perjuró, etc.

En el artículo en inglés de la Wikipedia sobre The Captive Mind podemos ver quien es quien:

The book centers on the portrayal of four gifted Polish men who all capitulated, in some fashion, to the demands of the Communist state. They are identified only as Alpha, the Moralist; Beta, The Disappointed Lover; Gamma, the Slave of History; and Delta, the Troubadour. However, each of the four portraits were easily identifiable: Alpha is Jerzy Andrzejewski, Beta is Tadeusz Borowski, Gamma is Jerzy Putrament, and Delta is Konstanty Ildefons Gałczyński.

Sigue un resumen sobre Alfa y Beta. Una cosa que no dice el Milosz, Alfa pasó de ultranacionalista a “católico” a comunista. Acabó apoyando a Solidaridad. Siempre al sol que más calentaba, aunque su oposición al comunismo empezó ya en 1975.

El capítulo sobre Beta tiene extractos de su libro sobre su vida en el campo de concentración. Estuvo dos años internado, en Auschwitz y otros campos, y sobrevivió. Solo un canalla puede hacerlo. Es un personaje parecido al Henry de Si esto es un hombre (tengo que hacer una reseña también de este libro). Un individuo que se adapta a todo. El libro presenta el comportamiento de los hombres en circunstancias extremas, madres que niegan a sus hijos por sobrevivir. Prisioneros que prefieren que el próximo tren traiga otros prisioneros a raíles, para no tener que trabajar, etc. Al final se suicida, con 28 años.

Nótese el contraste con el anterior, el moralista que muere de viejo, el superviviente de Auschwitz que se suicida porque no puede soportar el estalinismo. La condición humana en estado puro. No juzguemos.

Gamma no me parece tan interesante. Un hijo de pequeños propietarios. Nacionalista antisemita que cambia a ser comunista. La URSS invade Lituania y pasa la guerra en Moscú. Pasa a formar parte de la clase dirigente polca tras la ocupación soviética. Pasa unos años como diplomático en el Oeste. El capítulo acaba con su vuelta a Polonia como escritor de la cuadra. Wikipedia no tiene nada sobre el. Acabará en el olvido. Literariamente era una mediocridad.

Delta es un caso extraño y me cae simpático. Es una mezcla de bufón y bohemio; borracho empedernido, escribe lo que sea para beber y vivir, incluidos ditirambos pro comunistas que no se creen ni los más fervientes cuadros del partido.

Podéis leer algo más en los enlaces de Wikipedia: Alpha is Jerzy Andrzejewski, Beta is Tadeusz Borowski, Gamma is Jerzy Putrament, and Delta is Konstanty Ildefons Gałczyński.

La cuarta y última saldrá próximamente.

Be Sociable, Share!

4 Comments

  1. Sólo un patán de la calaña de los que aquí se suelen juntar, puede decir que Tadeusz Borowski es un canalla. Ha leído su literatura con los ojos cerrados y un agudísimo estreñimiento. Por cierto, Borowski vivió, es verdad, una cierta época de colaboración con las autoridades comunistas a partir del año 48, pero se espantó pronto de lo que vio a partir del año 50, cuando regresa a Varsovia, hasta el punto de renegar del régimen y sufrir una descarnada persecución por defender a algunos de sus amigos. Si tuvierais dos dedos de frente sabríais por que Borowski se suicidó.
    Tenéis en vez de cerebro un sonajero que suena al compás de cuatro listillos que os manipulan escandalosamente. Me provocáis una risueña carcajada, porque afortunadamente no pasáis detres fanáticos sin más futuro que soltar mentiras y barbaridades contra el viento.
    Si alguno de vosotros de verdad tuviera alguna sabiduría literaria, hubiera tenido que gritarle al mentecato que escribió semejante estupidez que leyera con tino. Borowski, queridos memos, forma parte de la Historia de la literatura europea desde hace unos cuantos años, y lo mejor es que no lo digo yo, sino academias de medio mundo. Como camino a la lucidez, os recomiendo de verdad que en vez de leer articulitos os pongáis en serio a bucear en las páginas de Nuestro Hogar es Auschwitz.
    Borowski siempre pensó que el hombre debía tener la valentía suficiente como para llamar a las cosas por su nombre, y lo dijo después de ver como morían millones de hombres y mujeres en Auschwitz. Él se salvó, efectivamente, pero única y exclusivamente porque no era judío y los nazis no disponían de medios suficientes para matar a millones de judíos y además al resto de prisioneros, tuvieron que priorizar a quién asesinar.
    Como hay que empezar a llamar a las cosas por su nombre, con valentía, os digo que sois unos miserables.
    Negar Auschwitz es como negar que la tierra es redonda, que existe la gravedad o que dos mas dos son cuatro.
    Es de una cobardía indescriptible hacer creer a la gente que la crisis que vive España (que por cierto vive toda Europa y Estados Unidos) es a causa de la inmigración.
    Hitler llegó al poder apelando al orgullo de un pueblo, a la exclusividad de una raza; las consecuencias de semejante patochada fueron 55 millones de muertos.
    ¿A que no tenéis cojones de publicar esto al lado de vuestro desangelado ensayo literario?.
    Un saludo fraterno
    Yo no os odio, compadezco vuestro odio.

  2. Insisto en que solo un canalla puede sobrevivir a un campo de exterminio, aunque alguna excepción habrá. Los libros que he leído al respecto lo penen de manifiesto. En efecto, muchos de los supervivientes se han suicidado.

    > Si tuvierais dos dedos de frente sabríais por que Borowski se suicidó.

    Es lo que digo al final del párrafo: «Al final se suicida, con 28 años.»

    Y sigo: «Nótese el contraste con el anterior, el moralista que muere de viejo, el superviviente de Auschwitz que se suicida porque no puede soportar el estalinismo. La condición humana en estado puro. No juzguemos.»

    Es decir, me abstego de hacer un dictamen moral del caso. Lo de canalla es genérico.

    El resto no te lo respondo ¿Quien niega a Auschwitz?

    Explica te bien o es la última vez que comentas.

  3. «Él se salvó, efectivamente, pero única y exclusivamente porque no era judío y los nazis no disponían de medios suficientes para matar a millones de judíos y además al resto de prisioneros, tuvieron que priorizar a quién asesinar.».
    ¡Lástima!, porque comenzaba a sentir remordimientos y la sangre que salpicabas desde tu boca. Esto que dices es de una ingenuidad propia de párvulos.
    En cuanto a lo de cultura literaria la demuestras con tu gran aporte de datos, relacionados en el espacio y tiempo que te ha llevado leer el «post» mientras te zampabas un par de donuts con cola-cao. Esto último lo digo para que no te sientas tan sólo.
    Y anda por la sombra y despacito que los golpes de calor son desastrosos.

  4. Un desocupado con necesidad de aplausos y luego la deformación de las ideas ajenas, por si álguien pica:

    «Es de una cobardía indescriptible hacer creer a la gente que la crisis que vive España (que por cierto vive toda Europa y Estados Unidos) es a causa de la inmigración.»

    No, lo que viene causado por la inmigración y señaladamente por la musulmana es el conflicto social permanente en que vamos a vivir. Adiós, fantoche e impostor, consuélate de tu irrelevancia en otra parte.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*