Isabel la Católica, de Manuel Fernández Álvarez (7)

Continúo el repaso al libro Isabel la Católica de Manuel Fernández Álvarez (aquí está la parte anterior:
Isabel la Católica, de Manuel Fernández Álvarez (6).

p. 470: “Al modo como en la Alemania de la época de Carlos V -donde la situación del campesino no era mejor que en España- es necesario que se alce la voz de Lutero y se tome pretexto de la rebelión religiosa para desembocar en el movimiento subversivo rural”

Para empezar, después del cuadro de explotación y sordidez que nos presenta del campo español, sorprende saber que en Alemania (en “Europa”) las cosas estaban igual. Por otra parte, Fernández parece penar que la situación del campesino debía necesariamente llevar a la rebelión por causas simplemente materiales. Es mucho suponer. De hecho, hay que estar ahítos de marxismo para hacerlo.

Por lo demás, las rebeliones campesinas no fueron un invento de Lutero, al que nos presentan como un libertador de oprimidos. Nada más falso. La Protesta se apoyó sobre todo en la alta nobleza, a la que instó a sofocar sin piedad la rebelión campesinas en su obra: Contra las Hordas Asesinas y Ladronas del Campesinado

2) Martín Lutero demanda a los príncipes, matar a los campesinos rebeldes

“Sorprendentes son los tiempos hoy, que un pueblo pueda alcanzar el cielo más bien derramando sangre, que del otro modo con rezos “herid, degollad y estrangulad cuanto podáis; y si haciéndolo así sobreviene la muerte, mejor para vosotros, que no podrais encontrar nunca muerte más bienaventurada, porque moriréis en obediencia a la palabra y al mandato de Dios …”

(Contra las bandas rapaces y asesinas de los campesinos, Edicione de Weimar (= EW) 18, pág. 357-361)

Nota: Algunos líderes campesinos fueron colgados cabeza abajo, por los luteranos, y aserruchados lentamente con el serrucho desde los testículos hasta el ombligo, hasta que murieran bajo los más espantosos dolores (Hubertus Mynarek, Die neue Inquisition, [La nueva inquisición] Marktheidenfeld 1999, S. 42).

Estos eran los “reformadores”.

p. 482: Hablando de rentas y salarios leemos “…el arzobispo de Toledo podía llegar al cuarto de millón de ducados”

Hay que ser muy poco avispado para asignar al obispo las rentas del obispado. De verdad, estoy cada vez más convencido de que esto no lo escribió un verdadero historiador.

p. 487: “De ahí que un organismo como la Inquisición resultara popular, contra lo que se pudiera creer, y no por sus dudosos procedimientos judiciales, sino porque ante ellos no vallan privilegios…”

No es de ahí, sino del auténtico fervor religioso popular y de la represión del odioso criptojudaísmo. Y sus procedimientos tenían tantas y más garantías que las de los procedimientos penales de la época.

p. 489: “De todas formas, ese panorama sombrío solo apunta a finales de la época del Renacimiento…”

Lo dicho. Hasta él lo reconoce.

p. 502: “… la Corona no tendrá inconveniente en echar mano de los altos representantes del clero para los altos cargos políticos…”

Y de los medianos para los cargos medianos… Clerk, que significa administrativo en inglés, vine de la misma palabra que clérigo. Los profesores de universidad eran todos clérigo, etc. No es que echara mano es que estaba entre sus funciones. A los nobles también se les suponía al servicio de la Corona; de ahí, entre otras cosas su exención de impuestos y demás.

p. 520: “… digamos que estamos ante una sociedad esclavista, entendida en el estricto sentido de la palabra, es decir, una sociedad que admite la existencia del esclavo y que posee esclavos”

El sentido estricto en sentido intencional el lo contrario del sentido estricto en sentido extensional. Desde este último sentido difícilmente se puede hablar de sociedad esclavista. Se hacían esclavos de las guerras, o se compraban a al jefe de la tribu en África, y eran por tanto propiedad legítima según la época. Los esclavos era una curiosidad, se usaban casi solo en el servicio doméstico y eran libertados generalmente a la muerte del amo. Si eso es una sociedad esclavista…

p. 521: “… si esa era la situación en los países bajos, ya se puede muy bien comprender cuál sería la de España, cuya prosperidad era mucho menos”

Pues no, no se puede comprender en absoluto. En Flandes había muchísimos menestrales asalariados, por la industria textil, por lo que en caso de crisis la miseria era mucho mayor que entre los campesinos.  Que tengamos que decirle esto a un historiador premiado.

p. 524: “… peligro mucho mas serio del abordaje de una nave marroquí, argelina o turca”

Lo de turca vale, lo de argelina, vale si se refiere a la ciudad de Argel, pero lo de marroquí… Marruecos no existía, el norte de África no tenía las unidades políticas actuales. ¡Por Dios!

p. 526: “La formulación que había hecho el filósofo griego [Aristóteles] del esclavo como algo inherente a la propia naturaleza humana había calado muy hondo, por el magisterio que la iglesia católica había atribuido a Aristóteles…”

Brrrrr. La Política de Aristóteles se tradujo tarde, y no influyó tanto. No hay esclavos por naturaleza para la Cristiandad, sino por guerra o compra como propiedad, y era una situación transitoria.

p. 528: la esclavitud se incrementa “conforme avanza el proceso de colonización de nuevos mundos, cuyas riquezas vana ser conseguidas sobre todo a base de mano de obra esclava.”

Eso sería bastante más tarde. En la América española apenas se usaron pues no había plantaciones, solo en la minas de plata de Perú y Méjico se aplicó el trabajo forzado de la Mita.

p. 534: “En definitiva, es en la creación de un nuevo estado, más que en la transformación de las estructuras económicas, donde brilla el genio político de los Reyes Católicos”

Una majadería de quien piensa desde la historiografía social del marxismo. En efecto, no se plantearon ningún plan quinquenal.

La foto es de aquí.

Be Sociable, Share!

3 Comments

  1. joder amdg, macho te estas leyendo este libro como penitencia por algo muy muy malo que has hecho? jeje

    este tio es un impresentable

    en españa la servidumbre era menor que en otros estados europeos, piensa que la reconquista propicio que fuera la gente la que crease pueblos y ciudades que se sometian a los reyes cristianos pero con sus fueros y escepciones

    asi pues los nobles y reyes espulsaban la amenaza del pacifico y tolerante islam pero era la gente la que colonizaba los territorios, los nobles daban derechos a estos colonos y a los pueblos liberados para que le rindiesen serbidumbre, si no por que se arriesgarian los campesinos ha irse a la frontera con el peligro de las razzias y pillaje si ivan a estar “esclavizados” al igual que en sus zonas de origen?

    es una realidad que olvidan los historiadores, de hay el orgullo español, gente de armas que debia vivir con una mano en el arado y otra en la espada por si aparecia el moro a multiculturizarle

    muchos pueblos y ciudades estaban en manos de encomiendas y ordenes caballerescas pues eran estos los encargados de defenderla, y esta peculiaridad hispanica hacia que el sierbo exiguiese al noble su proteccion, una obligacion que hacia de la nobleza de aquella epoca guerreros que combatian en primera fila, recordar la batalla de los tres reyes, las navas de tolosa (1212) al contrario que en otras zonas de europa donde la nobleza vivia mas relajada al tener al enemigo lejos

    en fin que de lo demas que expones darte la razon, los curas fueron los funcionarios de aquella epoca por que no habia otros, y por mucho que les juda a los progres no debian ser tan intolerantes y reaccionarios si gracias a ellos se salvo el saber de la antiguedad, aunque ultimamente he leido por hay que deberiamos agradecerselo a los islamista …. jeje sin comentarios

    en fin, haber si terminas tu penitencia y no gastas el tiempo leyendo chorradas amdg, piensa que hoy le dan un titulo de historiador a cualquiera

  2. Ya está leído, lo penosos ha sido hacer la reseña.

    Bueno, para tu tranquilidad, te adelanto que el próximo sábado sale la última

    Como bien dices, en España, en especial en castilla y en León se formó una mentalidad de frontera, de gente libre dispuesta a defender sus derechos con las armas en la mano. Fue el Lejano oeste de la llamada Edad Media. Aquí naide es mas que naide…

    Pero es que este tipo es algo más que un historiador, es un historiador premiado. De verdad, dudo que el libro lo hay escrito él. Esto es el refrito de un negro.

    Gracias por leerlo y comentar

  3. naa tranqui tio, es divertido ver la tergiversacion y las vueltas que le dan a los hechos para darle la forma que les gusta o les combiene

    de hay que ahora los politicos comunistas radicales quieran ganar la guerra civil ahora, y oculten sus origenes muy enraizados en el regimen que tanto insultan

    ademas siempre es bueno variar un poco de temas, sobretodo si toca un tema que me gusta tanto, como la historia

    chao

1 Trackback / Pingback

  1. Isabel la Católica, de Manuel Fernández Álvarez (y 8) | La Yijad en Eurabia

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*