Isabel la Católica, de Manuel Fernández Álvarez (6)

Continúo el repaso al libro Isabel la Católica de Manuel Fernández Álvarez (aquí está la parte anterior: Isabel la Católica, de Manuel Fernández Álvarez (5)

El libro se cierra con un apéndice que se extiende a una tercera parte del tercio del libro y se titula Recursos y Estructuras. Por el título nos cabe esperar -y acertaremos- que se trata de poner un contrapunto a los dos primeros tercios del libro, dedicados a la historia “evenemencial”, es decir la dedicada a narrar sucesos. En este caso se trata de presentar los condicionamientos geográficos, muy en la línea de Braudel, al que se cita una vez, y de la sociohistoria marxista.

De alguna forma se trata de echar tierra a los sucesos del reinado más prodigioso de la historia de España, que trasformó a esta de un conjunto de reinos con fuertes problemas internos (revueltas de nobles en Castilla, rebelión en Cataluña) en la monarquía más poderosa de la Cristiandad. O como diría Fernández, de “Europa”. Lo que leemos confirma las peores sospechas.

p. 457: “La inmensa tierra de las altiplanicies con luz cegadora, la tierra reseca de las dos Castillas, de veranos ardientes, con inviernos largos y gélidos, de primaveras cortas y desapacibles, de otoños luminosos y prolongados”

Solo le falta decir que era inhabitable, y sin embargo, después nos dice que era la zona mas poblada.

p. 461: Se presenta el problema de las comunicaciones en España, cruzada de montañas. Es un problema innegable, pero se le presenta como dramático. En efecto, en aquel entonces la gente no viajaba apenas, salvo por necesidad. Pero ha sido así hasta el s. XX.

p. 466: Presenta una tabla con la distribución de la población. Esta de aquí es bastante parecida:

p. 467: Sobre el reparto de la propiedad de la tierra vemos que Vicens Vives afirma que los nobles poseían el 97%. Es muy alta y se pone en cuestión el 25% era de realengo, y el 30% de las ordenes militares y la Iglesia. Se refiere en todo caso a la tierra cultivable.

En la misma página: “Una tierra, por otra parte, de la que no se extrae el suficiente rendimiento hasta muy entrada la Edad Moderna”

Esto es ridículo. Los rendimientos del cereal eran más bajos que en Europa, por ser un clima seco. Pero ¿qué quiere decir insuficiente? Si hubiera sudo “insuficiente” no podría sostener a la población. Una cosa es menor que la media -que sigue siendo así en al Edad Moderna- y otra cosa es insuficiente.

Este es el tipo de historiografía que acaba demostrando que el Imperio fue imposible, la guerra civil en realidad la ganó “la República”, y Franco arruinó el país y lo dejó dividido.

Lo cuenta Moa aquí (Los años 30 del siglo XVII / Concomitancias):

**** Decía Julián Marías que una de las cosas más curiosas respecto a la historia de España era la manía de explicar la hegemonía española exponiendo mil causas que la habrían hecho imposible: los campos rendían poquísimo, porque estaban mal cultivados, y además destrozados por la Mesta. Los campesinos estaban siempre en la miseria y se morían de hambre (pero no año tras año, sino década tras década, producían misteriosamente enormes sumas de impuestos) Y no solo estaban permanentemente en la miseria y el hambre, sino que, como “cristianos viejos” eran unos inútiles orgullosos de serlo, mientras que los únicos sectores sociales productivos, los judíos y los moriscos, eran expulsados. Los nobles e hidalgos solo entendían del honor y de no trabajar… Verdaderamente la hegemonía española tuvo que ser un milagro divino O bien cosa del diablo para los protestantes. Y todas esas sandeces pasan por estudio científico.

Ha dado en el clavo.

p. 468: “… el campo español de la época del Renacimiento vive en un ambiente que se prolonga cronológicamente tanto en el pasado como en el futuro. En este sentido nada cambia, salvo algunos aspectos de detalle, dando un signo de inmovilidad muy característicos de la España del Antiguo Régimen”

Esto no tiene sentido, y es penoso verlo salido de la pluma de un historiador. ¿Qué esperaba Fernández? ¿Una Desamortización? ¿Una reforma agraria? ¿Qué cambios hubo en los otros países de la Cristiandad por entonces? ¿No se solucionó el problema de los remensas? ¿De qué “inmovilidad” nos habla? ¿Qué medida de movilidad propone? ¿No se acabó con la servidumbre? ¿Le parece poco? En Prusia la hubo hasta el s. XIX. En la Europa ilustrada.

p. 469: Bajo el epígrafe “Estancamiento agrícola” leemos: “Es Andalucía la zona más rica y la que acuda más esa nuevas tendencias, con las demandas crecientes de trigo, aceite y vino, cuyos cultivos aumentan en la pr9omera mitad del s. XVI esa proporción: el cultivo de trigo se duplica, el de aceite se triplica, y el de vino aumenta mas de siete veces.”

¿Pero de qué estancamiento habla? Me parece que Fernández lleva el estancamiento del s. XVII al s. XV. “prolonga cronológicamente tanto en el pasado como en el futuro” para usar una frase suya, de sentido bastante cuestionable, por cierto.

Os recomiendo esto de Pío Moa (Una visión del siglo XVI), sabiendo que molestaría a nuestro Fernández que le mencionen a este aficionado al que los historiadores profesionales ningunean siempre que pueden. Desde ese artículo de Moa podéis saltar adelante y atrás para leer otros igual de interesantes sobre esta época de la España Imperial.

Be Sociable, Share!

3 Comments

  1. bueno los historiadores deberian ser objetivos, contar los hechos tal cual ocurrieron pero en cuanto intentan analizarlo, lo hacen desde su subjetividad

    y viendo la mayoria de los analisis que se han hecho, tienen un concepto muy negativo de españa

    segun ellos deberiamos haber muerto de hambre hace muchos siglos, y no habriamos podido crear el mayor imperio de todos los tiempos,aquel donde no se ponia el sol, pero se les olvida una pequeña cosa, que pese a que desde los reyes catolicos emos estado regidos por incompetentes derrochadores se cumple una maxima con el pueblo español que ya aparecia en el cid, que buen vasayo si tubiera buen señor

    el imperio lo forjaron españoles, conquistando y muriendo por el, y los reyes lo hecharon a perder

    creo que todos los males bienen desde que el aleman carlos 5º vino a reinar fuimos en picado pese a los esfuerzos de la gente, deberian haber triunfado los comuneros, grandes olvidados de la historia

    pero en fin, por mucho que los historiadores digan que eramos pobres hambrientos solo se les puede rebatir con los hechos

  2. jeje es que la historia es uno de mis temas favoritos tio

    ademas que veo que al leer el libro te esta suponiendo un duro trabajo, sobretodo por lo tergiversador y hispanofobo que es el autor, asi que que menos que dar mi opinion al respecto

    en fin, amdg me alegro de leer algo sobre estos temas tratados con seriedad y mas objetividad de lo normal

1 Trackback / Pingback

  1. Isabel la Católica, de Manuel Fernández Álvarez (7) | La Yijad en Eurabia

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*