Trilería judicial

Primero nos dijeron que la pena de muerte era inhumana porque nadie tiene derecho a quitar la vida a otro, aunque sea un asesino (este sí tiene derecho); además, bien considerado, la cadena perpetua era una pena mayor que la de muerte: morir en la cárcel. Pero ahora nos dicen que «aún los condenados a cadena perpetua, tienen derecho a la perspectiva de una vida en libertad.»:

Mohnhaupt es una de los cuatro últimos miembros de la RAF que seguía en prisión con condenas a cadena perpetua, junto con Christian Klar, de 54 años, Eva Sybille Haule, de 52, y Birgit Hogefeld, de 50. En las semanas pasadas, tras la decisión del tribunal de Stuttgart, se habló de una posible excarcelación también de estos últimos ex miembros de la RAF aún en prisión.

 

Dicha audiencia se amparó para su decisión a una sentencia del Tribunal Supremo de hace quince años según el cual toda persona, aún los condenados a cadena perpetua, tienen derecho a la perspectiva de una vida en libertad.

Vaya, jugarreta. Estos jueces han aprendido demasiado de los trileros. ¿Por qué se le llama entonces cadena perpetua? ¿Para engañar a las víctimas quizás? También nos contaban maravillas de la «reinserción social«:

El caso que se presenta más complejo, sin embargo, es el de Klar, quien asimismo lleva más de 24 años en la cárcel, por el revuelo causado por unas recientes declaraciones suyas, en un mensaje dirigido a una conferencia del diario marxista Junge Welt.

 

En el mensaje, Klar manifestó su esperanza de que se concluya los «planes de derrotar el capital y se abra la puerta a otro futuro diferente», cuestión que desató protestas en contra de una posible excarcelación o indulto.

 

Ya cuando se habló de la pronta puesta en libertad de Mohnhaupt surgieron críticas de los familiares de sus víctimas, que aducían en ni ésta ni sus compañeros pidieron nunca perdón por el dolor causado con sus atentados.

Vaya estafa de justicia.

La justicia alemana libera a Brigitte Mohnhaupt, terrorista de la Fracción del Ejército Rojo condenada a cinco cadenas perpetuas

1 comentario

  1. Está muy claro.
    España no es el único país en el que la legislación está a favor del delincuente.

    Eso sí: si tienes que asesinar a alguien, cárgate a toda su familia. Con un poco de suerte saldrás de prisión a los pocos años como el Juanito Chaos.
    Hace meses que guardo una botella de Dom Perignon para abrirla el día en que alguien le pegue un tiro.
    Y tengo otra para Carrillo, el heroico abuelito de Paracuellos.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*