Noruega: Los pollos no son suficientemente “puros” para los imanes.

La pureza ritual, abluciones, circuncisiones y demás parafernalia pseudo-religiosa siempre me han causado cierta sospecha. Cuando además quienes las siguen quieren que me acomode a sus despropósitos la cosa se transforma en un “basta ya” firme, definitivo, ante el que no cabe ni diálogo, ni compromisos ni referencias a delirios proféticos, antigüedades bíblicas ni gaitas celestiales.

Es lo que está sucediendo en Noruega. Los muslimes están mosqueados porque el pollo de un supermercado podría no ser tan “puro” como asegura la etiqueta «halal». Parece ser que, al anestesiarlos antes de cortarles el cuello en el matadero, algunos pollos se mueren, con lo que serían alimento «impuro». La anestesia tiene como fin evitar a los el sufrimiento del proceso.

El supermercado está dispuesto a hacer lo que sea, pero parece ser que la aplicación de la anestesia es legalmente obligatoria. Los imanes quieren implicar a las autoridades sanitarias, pero estas no quieren meterse en el asunto. Consideran, con buen criterio, que es un asunto privado entre los mataderos y los consumidores. Al “Consejo Islámico de Noruega” no le ha gustado nada esta forma de “lavarse las manos” (y es que las abluciones también tienen sus normas). Quieren una mayor implicación de las autoridades sanitarias en apoyo de sus tabúes alimentarios.

¡Qué atrevimiento el de estos infieles, no apoyan la aplicación de la Saría! Este desprecio al Islam lo podrían pagar caro…

Norway: Islamic Council halal concerns

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*