Humanitarismo sentimental a cuenta de la inmigración ilegal

Este artículo leído en el Mundo es un buen ejemplo del humanitarismo sentimental que se gasta habitualmente en los medios de comunicación. El pueblo piensa otra cosa aunque pocas veces se atreve a decirlo en voz alta. Vamos a ello:

Tras el aumento de la vigilancia en las costas de Africa occidental, las mafias retoman con fuerza la ruta de Libia. Todavía no ha comenzado el verano y en menos de un mes dos buques españoles se han visto obligados a rescatar inmigrantes en alta mar y han tenido serios problemas para desembarcarlos ante la falta de solidaridad de los países más cercanos.

Pues es natural, si están en alta mar nadie quiere recogerlos, empezando por el país de donde salen, con una clase política que suele ser una dictadura que no piensa en sus ciudadanos. Gadafi ha dicho claramente que si le dan 10.000 millones de euros al año soluciona el problema, aunque yo no me fío de la palabra de un moro, porque como decía Cervantes que es “muy propio de los de aquella nación ser mentirosos”. Embelecadores creo que les llama en otra cocasión. Más:

De hecho, el capitán del barco de Santa Pola, José Luis Sestayo, aseguró a este diario que las aguas del Mediterráneo están repletas de numerosas embarcaciones con sin papeles a bordo. «Por la telefonía escuché que varias avionetas de reconocimiento habían alertado de que en la zona en la que tuvimos el percance hay 43 pateras más como la que nosotros rescatamos. Sabiendo esto, no entiendo por qué no hay nadie que venga y así evitar problemas», reivindica.

¿Evitar problemas? Hombre, sería importarlos más bien. Si alguien lo hiciera en vez de 43 habría 430 a los pocos días.

Los pescadores de Santa Pola consideran que la comunidad internacional debería establecer unos mecanismos para sobrellevar estas situaciones de necesidad humanitaria. José Durá, el armador del pesquero, que ya rescató a 51 inmigrantes el año pasado frente a Malta, denunció ayer que la «falta de información y colaboración de los gobiernos» puede hacer replantearse a muchos marineros nuevos rescates.

Bueno, esto ya no es ingenuidad, es imbecilidad u otra cosa: El negocio de “rescatar” inmigrantes ilegales en alta mar. ¿Quien se creerán que es la “comunidad internacional”?

«Los aviones han visto 43 pateras más» (de pago)

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*