Vascos y bereberes

Repicamos aquí la especulación según la cual los serían unos desertores del ejército que Anibal congregó para atacar a Roma. Esta historia, que conocí por este lector, propone otra historia, tampoco demasiado honrosa para los chicarrones del norte. No se afirma tajantemente sobre su origen, pero se refiere la ayuda que prestaron a los romanos contra otras tribus de la península ibérica.

Al ponerse al servicio de los romanos pudieron desplazar –mediante pillaje y limpieza étnica- a los enemigos de Roma que habitaban en las tres provincias vascongadas:

Mientras los romanos pactaron con las tribus de vascones en expulsar a los celtas (llegados a tierras pirenaicas a partir del siglo VIII a.C.), las tribus vascanas colaboraron con los romanos en sus guerras contra los cántabros y astures de origen celta. Como aliadas imperiales que eran las tribus de vascones, las zonas que eran conquistadas por los romanos a los celtas, eran posteriormente repobladas por habitantes vascones, lo que conllevó una extensión de las lenguas de la familia éuscara hacia el sur.

Lo mismo hicieron con Castilla: contribuyeron como ningún otro grupo al Imperio, como marinos y como administradores. Otro mito que destruye es el de esa bonancible república de iguales en la que todos eran libres e hidalgos:

Según el escritor Gurruchaga, en la Azpeitia de fines del siglo XV (cuando la oligarquía aún no estaba organizada) de 3.000 vecinos que tenia la villa, eran concejantes 300 (un 10 %). En el siglo XVIII, con una población de cerca de 5.000 había únicamente de cuarenta a cincuenta «millaristas» algo menos del 1 %. En Elgoibar PARA SER ELECTOR y ELEGIBLE se requerían 500 ducados . En Tolosa «Se operaba una distinción entre los electores de cabeza entera (6.000 mrvs. de bienes raíces en el término jurisdiccional de la villa) y los de media cabeza (3.000 mrvs. si bien eran solo e1ectores, pero no elegibles). En el caso de Oñate, las Ordenanzas de 1762 disponían que para ser electo eran necesarios «500 ducados de vellón en bienes raíces en el distrito y jurisdicción de esta villa, libres de todo censo, deuda y gravamen, y qua no estén en concurso, ni privados de su goce y administración». Como se ve, la aplicacion del CONCEPTO DE IGUALDAD POR HIDALGUIA es pura fantasia jamas puesta en practica.

A lo que se ve, la hidalguía era una pretensión que restregaban al resto de los españoles cuando estaban fuera de sus provincias, pero dentro de ellas estaban férreamente sujetos a sus amos. Lo mismo siguen haciendo hoy en día.

HISTORIA VASCOS y VASCONES  

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*