Yo te untaré mis obras con tocino…

Por que no me las muerdas, Gongorilla

Perro de los ingenios de Castilla,

Docto en pullas, cual mozo de camino.

Así escribía ese cristiano viejo y socarrón que tocaba todos los palos de eso que antes se llamaban las letras y actualmente, de forma un tanto pretenciosa, literatura.

Quevedo trataba con ese soneto de fustigar a su rival Góngora a cuenta de sus antecedentes marranos. Hoy en día eso sería considerado algo así como «xenofobia inaceptable de la derecha fascista». Caso de ser dirigida contra los mahometanos, contra los judíos hay barra libre… De hecho así ha sucedido en Francia cuando a un grupo de franceses se les ha ocurrido algo tan execrable como poner cerdo en la sopa.

En fin, disfrutad de este soneto antes de que nuestra ministra del ramo lo ponga en el Índice de Libros Prohibidos. Por mi parte, solo pretendía anunciar que decoraremos algunos de nuestros apuntes en este cuaderno de bitácora con simpáticos cerditos procedentes de esta página. Tal que estos tortolitos:

4 comentarios

Responder a AMDG Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*