En Holanda hay cada vez más jóvenes que se vuelven radicales islámicos

Segun los datos oficiales, en Holanda hay cada vez más jóvenes que se convierten en radicales islámicos.

Los jóvenes se radicalizan de forma cada vez más rápida, dice Tjibbe Joustra, coordinador nacional de la lucha antiterrorismo, a Reuters el miercoles.

Joustra afirma que la radicalización se produce a travez de páginas de internet pero tambien en las escuelas. En algunos casos se produce en tan solo unos pocos meses. Entre los radicalizados se encuentra un gran y llamativo número de mujeres jóvenes. «Muchas veces se trata de convertidos de descendencia holandesa y son utilizados en las redes radicales como fuerzas extremamente impulsoras»

Desde los atentados en Londres rige en Holanda el estado de seguridad de alarma máxima número dos. Esto significa que un atentado terrorista es posible, pero aún no hay avisos concretos, dice Joustra. Él cree que en el pais hay de 10 a 20 redes extremistas.

Con la ayuda de nuevas leyes más duras antiterrorismo, este mes han sido condenados 4 jóvenes musulmanes por haber planeado atentados contra políticos.

En Holanda viven 16 millonas de personas, 1 millón de ellas son musulmanes.

Y en el resto de Europa también está ocurriendo lo mismo, pero aún nadie nos lo dice claramente, como hace Joustra de Holanda.

Lo  de la radicalización en las escuelas me gustaría que lo explique más detalladamente. Cómo es posible que se radicalicen en nuestras escuelas? Qué está ocurriendo en las escuelas? Ya sabíamos que los burros seguirán siendo burros por más libros que les pongan delante y que van a la escuela solo porque en nuestros paises es obligatorio, pero que la escuela sea un medio de radicalización islámica, hasta ahora no era conocido. Para colmo muchos son holandeses convertidos. Hasta dónde hemos llegado!  

5 comentarios

  1. Un ejemplo de personajes así los tenemos tambien en España. Id a:

    http://www.islamenlinea.com/foro

    y

    http://www.webislam.com/foros/default.asp

    Leed y ved las víboras que tenemos en casa. Personas que viven en España, hacen uso de las libertades que el estado les otorga, y sin embargo, claman abiertamente que si ellos tuviesen la sartén por el mango, no darían esa misma libertad a los no musulmanes.

    Pero… ¿nos estamos volviendo gilipollas o qué? A esta gente hay que echarla de aquí. Si no quieren vivir en un estado de derecho, pues a tomar por el culo a Arabia Saudita, pais islámico donde los haya, y que dejen de intentar destruirnos.

    Al final el pueblo hablará… y correrá la sangre.

  2. No seré yo quien la derrame, tambien lo digo (No, no, no me vais a demandar por escribir en Internet. Al menos, aún no. Esperad unos años hasta ver que pasa, y si ganáis, musulmanes, ya tendréis manos libres para exterminar a los que desde su casa disienten del Islam y el Corán. PERO TODAVÍA NO HABÉIS GANADO.)

  3. No te preocupes, AMDG. Los traidores pagarán. Los que han vendido España al moro, por miedo, o por esperar conseguir algo, van a ser los primeros que paguen, a base de bien, en el nuevo orden que se avecina.

    Venceremos Y convenceremos.

  4. Orgulloso, lo que dices suena a cruzada que tira de espaldas. Y lo de «nuevo orden», a fascista. Pero descarao.

    Que no es que a mí no me preocupe la inmigración musulmana, tanto como al que más, pero menudo discursito alternativo estáis proponiendo tú y los de tu cuerda. Vaya prendas.

    No es válida una sociedad que actualmente está inmersa en gran medida en el fanatismo, en la lectura textual de su libro sagrado, en el «integrismo difuso» (acertadísima expresión que creo que debería popularizarse), en las tendencias expansivas y totalizantes, en la incultura, en el tribalismo y en prácticas aberrantes como la ablación del clítoris y las penas de muerte por adulterio (de mujeres, of course), y, en según qué países, otras costumbres más suaves pero igualmente condenables (concertación de matrimonios, mujeres semiocultas y perpetuamente tuteladas por los hombres). Pero que no sea válida no significa que nuestra reacción deba ser violenta. El diálogo con los musulmanes moderados (que los hay) es tan importante como la lucha contra los que no lo son. Ahora bien, una cosa es no ser agresivo y otra es ser complaciente y gilipollas, como tantos de nuestros bienamados políticos.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*