¿Qué tiene más futuro la UE o la Iglesia católica?

Sobre el pasado no hay duda. Hoy se celebra el 50 aniversario de los primeros pasos para la creación de la Unión Europea que ha devenido Unión Eurabia, lo que quiere decir que son 50 años frente a 2000. Los líderes políticos lo están celebrando dizque «por todo lo alto» en Berlín. Beneidcto XVI, que preside una institución que ha durado más de 2000 años les ha mandado un aviso (El Papa carga contra el laicismo europeo):

El Papa Benedicto XVI aprovechó ayer la conmemoración del 50 aniversario de los Tratados de Roma, acta fundacional de la UE, para reivindicar las raíces cristianas del Continente y lanzar un duro ataque contra la Europa «laicista y relativista». Dijo, entre otras cosas, que los europeos están «perdiendo la confianza en su propio porvenir» y «descuidando la identidad propia de sus pueblos, (…) que el Cristianismo ha contribuido a forjar».

Las condenas enumeradas en el mensaje del Pontífice fueron más allá de la mera reivindicación de las raíces cristianas en las actas y celebraciones oficiales de la UE. En su discurso, pronunciado frente a los representantes de los episcopados europeos, afrontó también problemas como la baja tasa de natalidad. «Europa parece encaminada por una vía que podría llevarla al fin de su historia», dijo. Y tampoco se privó de dejar un comentario sobre la burocracia y la actitud de Bruselas, asegurando que a día de hoy «no todos comparten el proceso de unificación ante la impresión difundida de que varios capítulos del proyecto europeo hayan sido escritos sin tener en cuenta las expectativas de los ciudadanos».

El Papa sostiene que el contexto es tan negativo que «hay que salvaguardar el derecho a la objeción de conciencia, cada vez que los derechos humanos fundamentales sean violados». Entre estos «derechos fundamentales», el Vaticano incluye la condena al aborto, la eutanasia y el matrimonio homosexual. Antes de acabar, el Papa llamó a los católicos a crear «una nueva Europa», «con la ayuda de Dios». Una Europa que ha de ser «realista, pero no cínica; rica de ideales y libre de ingenuas ilusiones, inspirada en la perenne y edificante verdad del Evangelio».

No hace falta se Papa para darse cuenta de que eso que llaman Unión Europea tiene un futuro más que dudoso. Lee más:

Las instituciones de Eurabia: Así sirve la UE al Islam a costa de nuestros impuestos (1).

Las instituciones de Eurabia: Así sirve la UE al Islam a costa de nuestros impuestos (2)

1973, el Nacimiento de Eurabia. Guerra, Petróleo y Diálogo Euro-Árabe.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos: No se puede faltar el respeto a Mahoma

¿Europa? No, gracias.

11 comentarios

  1. Aparte de lo ya citado, el Papa dijo:

    «no se puede pensar en edificar una auténtica «casa común», descuidando la identidad propia de los pueblos de nuestro continente. Se trata, de hecho, de una identidad histórica, cultural y moral, antes que geográfica, económica o política; una identidad constituida por un conjunto de valores universales, que el cristianismo ha contribuido a forjar, desempeñando de este modo un papel no sólo histórico, sino de fundamento para Europa.»

    Éste es un argumento de lo más elemental, pero muchos que de los políticos europeos se afanan en negar al seguir insistiendo en la entrada de Turquía a la Unión Europea
    ¿Alguien me puede decir que tienen en común una nación donde matan curas y periodistas en nombre de la religión, donde apedrean mujeres violadas y dejan que niñas se ahoguen para no deshonrrarlas con el contacto masculino, donde procesan a personas por convertirse al cristianismo, con Europa? ¿Acaso es tan fácil olvidar la libertad de expresión, la libertad de culto, el derecho a la vida, la igualdad entre los sexos?

    Pobre Papa… difícil que esta Unión Europea, que pretende incluir a setenta millones de musulmanes, reconozca sus raíces cristianas.

  2. Nuestro magico Cesar, ups queria decir Papa, capaz de predicar por la libre circulacion de las personas y al mismo tiempo el manteniemiento del estatus de Europa. Por un lado el discurso pompa y glamour de la multiculturalidad de nuestro Papa y por el otro el nacionalcatolicismo.

    De todos modos Ratzinger como el resto de seres pensantes sufre una evolucion de su pensamiento, espero que ahora que ha encontrado el norte no lo pierda y se deje de ingenuas ilusiones.

  3. Es irracional considerar a la UE como un dato definitivo -o al euro, o a España (como nos boten del € vamos a tener movida separatista)-. Un libro interesante sobre el tema de tu entrada, dentro del estilo ¡soy un genio! del autor es Historia Hombres Dios de Olegario González Hernández (el «de Cardedal» es un poco como el «de Balaguer» del beato…).

    PD.- Nuestro amigo el del hotel ha escrito un libro.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*