4 Comments

  1. Pues la verdad, no es que me resulte muy sorprendente; pero démosle la vuelta a la noticia, a ver que nos parece:

    “Un tribunal de arabia saudí concede 300.000 dólares de indemnización a una empleada despedida por negarse a prescindir del crucifijo cristiano mientras atendía al público.”

    Así queda como si dijeran que se ha visto un banco de atunes sobrevolando Cáceres. Algo absolutamente inverosimil.

    Aunque si le damos una vuelta más, vuelve a ser creible.

    “Un tribunal europeo impone 300.000 dólares de multa a una empleada despedida por negarse a prescindir del crucifijo cristiano mientras atendía al público.”.

    Otra vuelta más y volvemos a la primera versión, la real.

    “Un tribunal de Estados Unidos concede 300.000 dólares de indemnización a una empleada despedida por negarse a prescindir del pañuelo islámico mientras atendía al público”

    Y ya no se le puede dar más vueltas porque ya nos hemos “pasado de rosca”.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*