10 Tesis sobre el marxismo cultural

Viene de aquí: ¿Turquía en Europa? De entrada, NO (1).

Turquía participa en la OTAN, la OSCE, es amigo de EE.UU.

Es otro de los argumentos esgrimidos por los partidarios de la adhesión. Cada vez es esto menos relevante: la adhesión a la UE ha sido mencionada por los islamistas turcos, precisamente, como la ocasión de reconsiderar las alianzas internacionales. Por ejemplo, dos días después de la cumbre del 17 de diciembre de 2004 en Bruselas, Turquía firmó un acuerdo de asociación con la Siria de Assad.

De hecho los turcos están jugando con dos barajas “soñando a poniente, moviéndose hacia oriente”. En los países de Asia central residen 200 millones de mahometanos turcófonos que se están reubicando en el mundo tras la desaparición de la URSS. Turquía ha creado diversos organismos para establecer un cuasi “bloque civilizacional” con ese conjunto de estados. Las inversiones turcas en esa zona tienen clara orientación política: infraestructuras de comunicación, tanto físicas como electrónicas, pensando siempre en la turcofonía como ámbito cultural. En particular, en 1994 se creó en Estambul el grupo T6, que incluye los seis estados turcófonos: Acerbayán, Uzbequistán, Turkmenistán, Kazajastán y Kirgizistán.

Es obvio que los turcos están más próximos culturalmente a sus hermanos turcófonos -así hablan ellos- que a esos infieles y cristianos que están a favor de su ingreso en esta Europa desalmada.

En conclusión, la pertenencia a esas organizaciones occidentales es cada vez menos importante para Turquía.

Turquía es “la excepción laica” del mundo mahometano

Es verdad, pero solo hasta cierto punto. Además, lo es cada vez menos. Repasemos la historia. El imperio otomano pasó por una larga época de decadencia –siglos XVIII y XIX- debido a que los tres imperios que podrían haberlo eliminado (Rusia, Austria e Inglaterra) se contuvieron unos a otros. Desaparece con la reforma de Kemal Ataturk, que abolió el califato, adoptó el alfabeto latino, prohibió las fraternidades islámicas y el velo, y dio el voto a las mujeres. El estado laico acabó ya con la derrota electoral del partido kemalista al final de los 40. En los años 50 se restablecieron las leyes confesionales (llamada a la oración, estudio obligatorio de la religión mahometana en las escuelas) y se reorientó la política hacia el mundo mahometano. En particular, las leyes turcas más recientes tienen como objetivo, precisamente, reconducir el golpe de timón laico de Kemal Ataturk, considerado un blasfemo por los islamistas que gobiernan Turquía actualmente.

Pero además, ¿se puede considerar “laico” un país que mantiene en nómina a 90.000 imanes, financia las mezquitas, reserva de hecho la función pública a los mahometanos y hace figurar la religión en el carné de identidad? ¿Un país en el que el director de la última campaña electoral del partido actualmente en el poder ha escrito dos bestseller titulados “Viva la Saria” y “Hacia una sociedad islámica”?

En resumen, el laicismo turco es, cada vez, mas cosa del pasado. Peor aun, la entrada en la UE ayudaría a acabar de islamizar el país, como veremos.

Los actuales islamistas turcos son “moderados”

Eso nos dicen, una especie de “cristianodemócratas mahometanos”. Pero no, no son “moderados’ en absoluto. El partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) mezcla el nacionalismo turco neo-otomano con el islamismo político. Esta bella poesía fue recitada públicamente por Erdogan en 1998:

“Los minaretes serán nuestras bayonetas, Las cúpulas nuestros cascos, Las mezquitas nuestros cuarteles Los creyentes nuestros soldados Nadie podrá callar la oración del muecín”

¿Suena moderado? ¿Puede sonar moderado a quienes tacharon a Butiglione de fundamentalista?. A mi me suena agresivo y belicista, como la esencia misma de la predicación de Mahoma.

Para acabar, otro detalle. Alexandre del Valle menciona la defensa de Erdogan de la poligamia ante una audiencia perteneciente al SPD alemán (socialdemócratas). No consta que hubiera quejas ni abucheos. Menciona también la propuesta de reforma del código penal para penalizar el adulterio –incluso el flirteo- conforme a la Saría.

Turquia, de entrada NO. Riesgos geopolíticos

Para acabar se exponen los riesgos geopolíticos que Europa correría dando entrada en la Unión a Turquía. Suficientes para tentarse la ropa antes de seguir adelante:

1.- Turquía está en una “zona de tempestades”. Siria considera suya la provincia Hatay, de etnia árabe; Iraq alberga guerrilleros kurdos; Armenia dirige una campaña mundial para recuperar las provincias orientales. También el interior se ve afectado por el secesionismo kurdo. Y el caso chipriota… En resumen, cuando menos, se trataría de un vecino conflictivo, y los vecinos los da Dios, pero a los compañeros de casa siempre es posible elegirlos, al menos hasta que se hacen con la llave de la puerta.

2.- Turquía tiene una de las economías más corruptas del mundo y es uno de los principales centros internacionales de distribución de droga. La integración en Europa haría de Turquía un país clave en el que se establecerían todo tipo de mafias.

3.- Turquía tiene frontera con Irán e Iraq. Una vez cruzada la frontera turca un terrorista islámico podría desplazarse libremente por toda Europa. ¿Quién y cómo se controlaría la frontera turca? ¿Y a qué coste?

4.- Turquía se convertiría en el país de la UE más poderoso políticamente. Le corresponderían 100 parlamentarios en 2020, frente a 99 de Alemania, 72 de Francia, 50 de España según Niza…

Estos riesgos contrarrestarían las supuestas ventajas que el ingreso de Turquía nos acarrearía.
_______

Con esto consideramos refutados los argumentos a favor de la entrada de Turquía en la UE. Hay más, las ventajas hipotéticas derivadas de su integración en Europa podrían alcanzarse igualmente otorgando a Turquía un estatus de “Estado asociado”. Esta sería posiblemente la única forma de que pueda sobrevivir el kemalismo, apoyado por el ejército y algunas minorías de la capital.

Be Sociable, Share!

9 Comments

  1. Buscando información sobre el inagotable Marx y en especial el contexto europeo en el tiempo de las Tesis sobre Feuerbach y su interacción con la haskalah, me encuentro con esta burrada tan típica del momiaje que gusta de simplificar las cosas ad absurdum. Eso sí, debo reconocer que es bien gracioso.

    Producto de un derechista obsesionado, pero un texto simpático.

    Saludos, un militante del partido socialista de chile.

  2. No recuerdo a quién ni cuando se lo oí, pero me ha servido muy bien desde entonces como filtro conceptual para diagnósticar disfunciones programárticas ya desde el título.:
    «Los sufijos «ISMOS» en política o sociología equivalen a los «ITIS» en medicina, son inflamaciones disfuncionales del prefijo»….Aplíquenlo y veran si no lo cuadra.

1 Trackback / Pingback

  1. Anónimo

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*