Aviso para quienes dejan entrar a los musulmanes en sus templos

El Islam es una doctrina religioso-política de dominio y explotación del infiel. En la conquista hay tres fases: la predicación, la petición de privilegios y la imposición, que se corresponden con la situación de pequeña minoría, minoría relativa y mayoría o minoría decisiva.

En la de minoría relativa exigen respeto a las minorías, en la de mayoría las oprimen sistemá¡ticamente hasta su destrucción, sin prisa, sin pausas. En la fase de minoría piden acceso a lugares de culto, en la de mayoría los destruyen o los ocupan, siguiendo el ejemplo de su profeta.

Hemos tratado varias veces el caso del templo pagano de la Meca (aquí, aquí, aquí…). La historia de su destrucción y reconversión en mezquita es muy ilustrativa. Como no pudo convertir a los paganos de la Meca, Mojamé tuvo que huir a Medina. Intentó la conquista, pero como tampoco pudo, pactó son ellos una tregua de 10 años. En el pacto, los mecanos aceptaron dejar que los musulmanes medinenses entraran en la Kaaba una vez al año. A los dos años del pacto, Mojamé se hizo fuerte, y al grito de ¡Alá es el mas grande! destruyó todos los í­dolos (menos la piedra negra, que pasaría a aser considerado «el más grande»)

Esto debería ser un aviso suficiente para aquellos cristianos ingenuos que hacen cosas como estos, este, este, este, estos, etc

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*