Gentes que buscan resabios franquistas con pujos de superioridad moral y no reparan que el actual régimen político en su conjunto es de origen franquista

Iba a responder a este artículo que trata de compensar a este otro, pero me he ido a los detalles y me ha salido algo largo para un comentario en blog ajeno, así que lo pongo en el mío. Creo que merece la pena, pues, aparte de ayudarme a cumplir con el cupo de tres entradas diarias en el blog, es una buena muestra del “talante” de ciertas gentes que no sueltan las palabras laicismo, secularismo, etc. de la boca en un alarde hipócrita de superioridad moral. Está escrito como una respuesta al original, cuya lectura previa se recomienda:

Yo fui uno de esos “católicos de carnet” que descalificó aquel artículo; por supuesto, después de leer el nuevo artículo mantengo la descalificación, aumentada. Dice el autor al empezar, que escribió aquello “por hacer ver que la Iglesia Católica ganaría muchos enteros si a la par que el justo reconocimiento hacia sus mártires reconocía su papel en el desastre de la guerra civil”. Es de dudar que le procupe tanto la Iglesia Católica al autor. Espero que no se crea eso que escribe, porque sería creerse las propias mentiras. Suele suceder cuando se insiste en ellas.

Es obvio que al autor le alienta el laicismo moralista, pero como no tiene conocimiento suficiente del tema que trata los pellizcos de monja que suelta resultan un tanto ridículos. En particular, le es imposible contenerse a la hora de criticar a la IC, como buen laicista (aunque con tan mala conciencia que tiene que decirse mentiras, como hemos visto). Una pregunta me surge, ¿no deberían los laicistas pedir perdón por la destrucción religiosa que causaron, ya desde la proclamación de la República, mucho antes de la rebelión de Franco? Nótese que a esos laicistas nunca se les cita, pues se les considera “la tercera r”: los reformistas que se situaron equidistantemente entre revolucionarios y reaccionarios. Por supuesto, como no tienen culpa de lo que sucedió en los años 30, están intentándolo de nuevo.

En los comentarios han aclarado que el presidente de la Conferencia Episcopal no es el “jefe de los católicos españoles”, y aunque lo fuera los católicos pueden repudiar sus opiniones políticas. Más, Pablo Iglesias no saboteó a la República, ni el PP tiene pasado franquista, por simples razones cronológicas. De todas formas me resulta ridículo quien anda buscando pasados franquistas, cuando el actual régimen político en su conjunto es de origen franquista, creado por franquistas y presidido por la única persona en España que fue nombrada por Franco para el cargo que ostenta. Es el colmo de la mojigatería progresista.

Pero yendo a la mayor, leída la parte del escrito de Blázquez sobre la beatificación que se reseña, comprueblo que se pide perdón para TODOS los implicados en “acciones que el Evangelio reprueba”, lo que me parece muy bien, pero me parece muy flojo como ejemplo de pedir perdón por las `propias culpas. Es decir, no es que pida perdón por el papel de la Iglesia “en el desastre de la guerra civil”, sino por la malas acciones cometidas por todos.

Claro, que si los continuadores ideológicos de los laicistas que quemaban iglesias se dan por contentos con ello, solo cabe decir como los italianos: Conteto tu, contenti tutti.

2 comentarios

  1. el Santiago Navajas ese, como el Marina de EpC, ahora que las momias se les van yendo al grupo Prisa por cuestión biológica y natural fundamentalmente, serán sus sustitutos, sus nuevos chicos de los recados, al tiempo.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*