Cierto es que el caballo de Santiago matamoros está para pocos trotes…

… pero de ahí a confiar en las huestes de Breogán:

Indenpendentistas gallegos por Israel (vía Bella Aurora). Una prueba más de que la causa israelí, esto es, la cuestión judía de siempre, no entiende de ideologías.

Me siguen pareciendo prueba insuficiente, de una parte, y aliados poco convincentes, de la otra. Se comprende no obstante. Han tenido una historia más que asendereada, viven momentos de gran tribulación. En fin, la caridad cristiana exige consolar al afligido, incluso más que eso. Pero evitemos que las lágrimas y las falacias ad misericordiam enturbien nuestra razón.


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*