La irresponsabilidad fiscal del Parlamento Europeo

Además de irresponsabilidad, se podría hablar también de despropósito, de desvergüenza, de insolvencia, de frivolidad, de incompetencia… de lo que queráis. Su comportamiento justificaría que el pueblo soberano entrara en él como entró en la Bastilla…

Los españoles tenemos el honor de haber instituido el primer parlamento de la historia, las Cortes del Reino de León. Frente a la actual idea popular, el parlamento no es originalmente una institución legislativa, ni de representación de la “voluntad popular” (que además no existe). El parlamento era la institución que autorizaba el gasto del rey y del reino, y ponía coto a si capacidad allanar los derechos personales y de propiedad de los súbditos, que pasaban a ser así cuasi-ciudadanos. Autorizar los gastos implicaba buscar la financiación correspondiente, es decir, acordar los impuestos a pagar.

Generalmente, el parlamento ponía coto a los gastos de los reyes, que siempre han mostrado una tendencia notoria a gastar por encima de sus posibilidades. En el caso de Carlos V –metido en ruinosas aventuras centroeuropeas– se llegó a decir que “Si el rey no muere, el reino muere”. Sin embargo, el Parlamento Europeo lleva la política contraria: en vez de recortar los gastos de la Comisión, solicita que esta gaste más:

MEPs are demanding that the EU budget is increased as well, from the €119.4 billion agreed by member states (who have to collect the money) to €124.1 billion – even more than €121.5 billion that the commission asked for.

Es decir, en las discusiones presupuestarias para el 2008, los Estado Miembros (los paganos) han aprobado un gasto de 119.400 millones de euros, la Comisión quiere gastar 121.500 millones. En esta situación, cualquier parlamento que sepa cuál es su función habría mediado entre los pecheros y el rey (en este caso la Comisión). Pero no es el caso de este parlamento de un imperio de opereta que quiere gastar aún más que los mandarines de la Comisión a la que supuestamente tien que poner coto.

Ese mayor gasto se debe, entre otras razones, a la financiación del proyecto Galileo, que pasaría de recibir 151 a 890 millones de euros el próximo año. Creo que es un ejemplo de pésima estimación de costes; cualquier jefe de proyecto que presenta semejantes cuentas es despedido. Pero el Europarlamento está encaprichado con este juguete, que haría la competencia al GPS norteamericano, que proporciona servicios de localización sin coste. Yo me pregunto para qué quieren los europarlamentarios comprar una vaca cuando pueden tener la leche gratis. Creo que se trata de “fer país”. EU Referéndum, donde leo la noticia, cuenta también que cada europarlamentario nos cuesta 200 millones de pesetas al año entre salario, equipos de ayudantes y gastos asociados al escaño.

Esto no puede funcionar, y solo cabe desear que la Unión Europea desaparezca cuanto antes, porque si la Unión no muere, Europa muere.

Other peoples’ money

1 Trackback / Pingback

  1. Trece años trece « Eurabian News

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*