Carlistas y carlistas

Tengo que hace una corrección sobre la marcha. En este artículo hablaba del Partido Carlista como un posible destinatario de mi voto aunque apuntaba a ciertas incoherencias sorprendentes. El Embajador en el Infierno me ha sacado del error. El Partido Carlista es –cosas de la historia- un grupo de extrema izquierda que se apunta al “socialismo”, a la “descentralización”, y –me imagino- hasta a un bombardeo si se tercia, preferiblemente bombardeando, claro está.

Los carlistas a que me refería son “los de toda la vida”, unos católicos tradicionales (integristas para algunos), como podéis ver aquí: ¿Quién forma la Comunión Tradicionalista Carlista?, ¿Qué queremos?, ¿Qué hacemos?

Leídos por encima, creo que me parecen más una agrupación de interés religioso que de interés político. Pero el Embajador y Madrugador, me achacarían la obligación del católico de promover una sociedad católica, y mi exceso de liberalismo y de conservadurismo convencional, con razón.

Me gusta la propuesta de este lector: Hay que votar nuevas alternativas! si hicieramos un efecto llamada como se está efectuando aquí yo creo que las minorias no serian tan minorias y tambien tendría que haber mas unión entre estas minorias! Una coalición AES e IH!

9 comentarios

  1. El asunto es que los progres han vencido: cualquier cosa es «facha» y automáticamente denostada y despreciada; mierntras tanto vamos pagandole la vida y los vicios a gentuza como la anciana díez y el arrimado, esos son bien vistos por el pp, que se encarga de dinamitar cualquier iniciativa de derecha. El pp es tan progre como el psoe, y si hubiera una entente para unas elecciones, en vez de partiditos progres salieran partidos pequeños de derechas, los ibamos a ver temblar: tendrían que trabajar.

  2. AMDG- Te agradezco mucho la corrección y te pido disculpas por mi vehemencia. Aclaro, eso si, que de integristas (aunque alguno pueda pensar lo contrario) no tenemos absolutamente nada. Católicos de a pie somos, en plena comunión con el Papa y fieles al Magisterio de la Iglesia. También me gustaría aclarar que la Comunión Tradicionalista Carlista es una organización política, no religiosa. Dentro de la misma hay personas que pertenecen a distintos movimientos o carismas de la Iglesia. De lo más variado. Nos une una forma de entender la política, aunque a más de uno la militancia en la CTC le haya servido como via para la conversión.

  3. El problema es que la gente no ve, que tanto psoe y pp actualmente son lo mismo, y se dejan llevar por sus iniciales sobretodo con las del PSoe, que de Socialista Obrero y ESpañol nada!
    A mi motiva el cambio, ya no solo por que es lo que realmente hace falta, aparte por que seriamos de los primeros de Europa en efectuar el cambio, y la reacción de los medios de comunicación manipulados! Esta reacción ciudadana es lo que demostraria si somos un pueblo inteligente, como la famosa frase de, el mayor enemigo de un gobierno , es un pueblo inteligente!
    Saludos y gracias a AMDG por publicar mi propuesta, me emocionado! jeje es lo que siento y veo eficaz! Nos vemos por aquí!

  4. En la anterior entrada sobre las elecciones, Madrugador había hecho unas precisiones sobre el Carlismo y la inmigración. No sé si Madrugador llegará a ver la puntualización que quería hacer a su entrada sobre la postura de la CTC ante la inmigración. Su síntesis sobre el Carlismo me ha parecido en líneas generales, bastante acertada.

    Pero en cuanto al tema de la presión inmigratoria, la CTC no tiene una postura “tibia”, sino clara. Lo único que sucede es que los carlistas creemos, tal y como se decía en la famosa frase de Will Durant que aparece al principio de la película Apocalypto: “Ninguna civilización es conquistada desde fuera si antes no se ha destruído desde dentro”.

    Y nos centramos en recuperar lo que sea aún recuperable dentro de España, porque esa será la mejor garantía contra los conflictos que se avecinan.

    Los carlistas nunca han sido clericales. Con la inmigración hay una máxima evangélica: “Acoger al emigrante”, pero a la hora de aplicarla concretamente, no hay una directriz única en la Iglesia. Es modulable en cada lugar de acuerdo con las circunstancias. En este sentido, los carlistas creemos que hay que limitar de forma urgente la inmigración musulmana, ayudar a los hispanoamericanos que quieran venirse con contrato de trabajo -pues para ello les evangelizamos primero y les dimos nuestra lengua- y, en general, controlar estrictamente los flujos migratorios.

    Estos sencillos principios chocan frontalmente con el libre mercado de la Unión Europea, con respecto a la cual tendríamos que modificar nuestro Tratado de Adhesión o salirnos si no queda más remedio.

    Todo esto, dicho también de forma muy esquemática. Hay muchísimos matices en los que profundizar.

    .Un saludo en Dios, Patria y Rey,

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*