Los conservadores británicos lamentan que la “extrema derecha” se haya apropiado de los símbolos cristianos; los laicistas les acusan de paranoicos.

Como la vida misma. Nos lo cuenta el Nuevo Digital:

Así al menos lo ha denunciado, durante un debate parlamentario, el conservador Mark Pritchard, para quien la “cristianofobia” de la “brigada de la corrección política” está dejando en manos de los partidos “extremistas” (es decir, de la ‘ultraderecha’) los tradicionales mensajes navideños. En concreto, Pritchard se mostraba muy preocupado por el hecho de que las tarjetas navideñas del BNP mostraran “a la Sagrada Familia en la cubierta” junto a las palabras “herencia, tradición y cultura”. “¿Está el gobierno preparado para ignorar y rendir las tradiciones cristianas a los partidos del odio?”, se preguntaba el legislador tory. Para Pritchard “ha llegado el momento de matar al dragón de la corrección política” en un entorno donde “la mayor parte de los cristianos sienten que no están siendo tratados de forma justa” y donde ya es necesario exigir para estos los “mismos derechos completos” de los que disfrutan las “minorías”.

Nótese que la preocupación del Sr. Pritchard es que solo el BNP siga las tradiciones cristianas. Me parece ridículo. Es la misma queja de la izquierda antiespañola cuando el PP saca la rojigualda. La bandera está ahí, se puede “apropiar” de ella cualquiera. Es lo bueno que tienen los símbolos, no se gastan por usarlos, al contrario. Así que ya sabe, Mr.Sr. Pritchard, dígale a su partido que mande postales con el belén de toda la vida. O cállese.

Por supuesto, los laicistas, especializados en denunciar a los cristianos, califican la denuncia de paranoica:

Sin embargo, las acusaciones y advertencias de Pritchard eran calificadas por las filas ‘laicas’ como una forma de “malgastar un precioso tiempo parlamentario”. Keith Porteous Wood, director de la National Secular Society, realizaba esa valoración preventiva antes de concluir que “la cabeza del estado es un cristiano, el primer ministro es un cristiano, y casi todos en el gobierno se autodescriben como cristianos. ¿Cómo demonios puede alguien creer que los cristianos están en desventaja o marginados?”.

Y aquí vemos a los tres grupos de antiislamistas: a los secularistas (nominalmente antirreligiosos, pero en realidad solo anticristianos), a las derechas populistas (que además de quejarse actúan) y a las derechas moderatis, muy dados a lamentarse de la islamización pero incapaces de hacer algo por pararla.

Léelo entero, es un placer: Intenso debate sobre la «cristianofobia» en el Reino Unido: Un parlamentario conservador pide que se concedan a los cristianos los mismos «derechos completos de las minorías»

1 Trackback / Pingback

  1. La Yijad en Eurabia » Archivo del Blog » Reino Unido: Las escuelas públicas ponen burkinis a disposición de las musulmanas

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*