De cómo el asesinato de Kennedy inició el autoflagelamiento de la progresía norteamericana

El ejercicio de autoflagelamiento a que se han sometido las élites culturales españolas no tien parangón se han tragado entera la leyenda negra inventada por sus enemigos. Se afirma que el fenómeno no tiene parangón; sin embargo, creo que sí lo tiene, y en particular, los creadores -el mundo angloprotestante- ha acabado inventando y creyéndose su propia leyenda negra, y enseñándola también en las escuelas.

Daniel Pipes reseña aquí un libro que propone una explicación:

El asesinato de Kennedy afectó profundamente al progresismo, explica Piereson, porque Oswald, un comunista de la Nueva Izquierda, asesinó a Kennedy con el fin de proteger al gobierno de Fidel Castro en Cuba del presidente que, a lo largo de la crisis de los misiles cubanos de 1962, jugó la baza militar de América. Kennedy, en resumen, murió porque era demasiado duro en la guerra fría. Los progresistas se resistían a este hecho porque contradecía su sistema de creencias y, en su lugar, presentaron a Kennedy como una víctima de la derecha radical y mártir de las causas progres.

El mito de Kennedy ha tenido que pasar por encima de su implicación en Vietman y en el desembarco de la Bahía de Cochinos, pero eso son detalles menores… Comprobemos cómo se flagelaron los representantes de “las más altas magistraturas del estado”:

El presidente del Supremo Earl Warren condenaba el supuesto “odio y amargura que ha sido inyectado en la vida cotidiana de nuestra nación por parte de fanáticos”.

El líder de la mayoría en el Senado Mike Mansfield se despachaba contra “el fanatismo, el odio, el prejuicio y la arrogancia que convergieron en ese momento de horror con el fin de abatirle”.

El congresista Adam Clayton Powell aconsejaba, “no lloréis por Jack Kennedy, sino llorad por América”.

Un editorial del New York Times lamentaba “La vergüenza que tiene que soportar toda América por el ánimo de locura y odio que alcanzaron al Presidente John F. Kennedy”.

Conozco pocas exhibiciones de masoquismo más obscenas.

 

Léelo entero.

Be Sociable, Share!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*